Pájaro de coloración exuberante y dueño de un canto precioso, el Reina-Mora Grande (Cyanocompsa brissonii) compone, junto con el Semillero Sabanero y el Semillero Pizón, el grupo selecto de pájaros canoros. Se encuentran esparcidos por las regiones Sureste, Centro-Oeste y Sur de Brasil, así como en Argentina. Pertenece a la familia de los Fringílidos, siendo también conocido como Gurundi-azul y Azulão.

No es un pájaro muy sociable y normalmente lo vemos solo junto a las matas ciliares y campiñas. Su canto afable se divide en dos tipos principales: El Canto Normal y el Sordina, siendo este último uno de los cantos más bellos que un pájaro puede cantar. De la misma manera que el canto de los Pinzones varía de una región a la otra, de igual manera se pasa con el canto del Reina-Mora Grande, cuyo canto se caracteriza por varios “dialectos”.

Poseen un pico triangular y rudo, similar a lo de los Semilleros. Su color es de un azul intenso con las extremidades de las alas más oscuras y las patas de coloración semejante a la del pico. Mide aproximadamente 16 cm y no es raro que sea confundido con el Azulinho (Cyanoloxia glauco cerulea), de coloración más clara, perteneciente a la misma familia, pero de otro género.

Reproducción:
El Reina-Mora Grande macho se difiere de la hembra, debido a la coloración acastañada de esta última. El periodo reproductivo inicia al final de la primavera. La hembra pone un promedio de 2 huevos y el periodo de incubación dura aproximadamente 13 días.

Los padres cuidan de las crías, las cuales estarán listas para salir del nido después del 15º día del nacimiento. Se puede separar a las crías de los padres después de 40 días. Algunos creadores recomiendan que se disponga de un macho para tres hembras con jaulas de creación individual.